Los debates de Grudilec Impulsa tratan de fijar el escenario futuro para las empresas instaladoras

La primera jornada de la Tercera Edición de Grudilec Impulsa, que tuvo lugar en el Hotel Miguel Ángel, de Madrid, fue testigo de sendos debates con destacados directivos de algunas de las empresas fabricantes más representativas del sector del material eléctrico. Durante dos sesiones de más de una hora de duración alrededor de centenar y medio de asistentes, entre empresarios instaladores venidos de toda España y representantes de las compañías distribuidoras integradas en Grudilec participaron, junto a los ponentes, en un debate plural y enriquecedor en torno al escenario de futuro para el colectivo de empresas instaladoras y el devenir del mercado en el que actúan.

Aiscan, Ledvance, Gewiss, Hager, Prysmian y Schneider Electric y los cuatro últimos más Normagrup y Simon estuvieron representadas en las mesas redondas, que fueron moderadas por editores de medios de comunicación técnicos del sector, en concreto la segunda de ellas por Instaladores 2.0, a cargo de Luis García, director editorial. El debate se centró en el momento decisivo en el que se halla el sector, dominado por multitud de alternativas de negocio que generan nuevas expectativas y mucha inquietud al colectivo de instaladores, sobre cómo afrontarlascómo ejercer el liderazgo en la vertiente de la instalación y cuáles son las posibilidades que se les ofrecen con todas ellas. Además, también se trataron asuntos como la evolución económica del mercado y sus previsiones a futuro; la formación orientada a esos nuevos negocios y a reinventar algunos de los roles que ha mantenido el colectivo de instaladores y, especialmente, la digitalización y todo lo que supone de cara al presente y futuro más inmediato.

Cómo adaptarse a esos cambios y enriquecer su labor fue una cuestión neurálgica tratada en ambos debates del Grudilec Impulsa. La capacidad para reinventarse del propio instalador y decidir “dónde va a querer estar dentro de unos años” resultan decisivos. Para Gabriel Casals, director comercial de Hager, “el instalador debe decidir qué quiere ser, está claro que su papel va a ganar importancia en la cadena de soluciones de valor añadido”. Y en línea con ese nuevo rol, “diferenciación y especialización” representan también una relevancia definitiva. “El instalador es quién está más cerca del cliente, es soberano y debe ser quien decida dónde debe estar” insistió Eugenio de la Rosa, vicepresidente de Distribución de Schneider Electric, para quien “es clave saber cómo ser capaces de crear más valor y poder poner toda la oferta por delante del usuario, algo que debe poder hacer el instalador”.

Conocer cómo ese mismo cliente quiere comunicarse con los profesionales es también un factor decisivo y objeto de debate en el pasado Grudilec Impulsa. La tecnología evoluciona cada vez más rápido y todos tienen la necesidad de adaptarse, el consumidor quiere conocer esa evolución, saber a qué le da acceso y cómo implementarla en su vida diaria, para eso necesita del profesional y éste a su vez requiere formación para acceder con todo el conocimiento a esas tecnologías mejoradas y a los nuevos negocios que hacen posible. Y esa formación no debe ser sólo de carácter técnico, sino también con una vertiente comercial, que le permita acercarse mejor al cliente y ofrecer más confianza: ser más eficiente. “La palabra mágica es eficiencia”, para Joan Ferrán, director comercial de Prysmian.

No obstante, la mejora del servicio también requerirá de la mejora constante en vectores más tradicionales y más vinculados a la cadena de suministro, “la proximidad, el asesoramiento y tener los materiales cuando se necesitan seguirán siendo factores muy importantes”, según Eladia Pulido, directora general de Gewiss Ibérica.

FUENTE : www.instaladores20.com